viernes, 24 de febrero de 2012

El FAMOSO CASO “NIEHAUS”.

El 27 de febrero de 1976 siete hombres armados con ametralladoras irrumpieron violentamente en la quinta “Betchirro”, ubicada sobre la calle Isla larga de la urbanización Prados del Este. De inmediato sometieron a todos los presentes, entre ellos Donna Niehaus, sus hijos y la empleada para el servicio doméstico. Sin contemplaciones se llevaron a William Frank Niehaus, ciudadano norteamericano, presidente de la Owen Illinois de Venezuela. La sorpresa fue general, el país quedó impactado pues hacía mucho tiempo que no sucedía un secuestro de un personaje de tal nivel.

Willian Frank Niehaus al momento de su rescate.

Corría el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, el cual resultó afectado políticamente, pues suponían que los grupos revolucionarios que pudieran existir para ese año ya no estaban en una de guerrilla urbana. Rafael Caldera con su política de pacificación en su gobierno iniciado en 1969, había mitigado el fervor revolucionario. El Partido Comunista de Venezuela, PCV, había sufrido su más grande división de la época moderna, cuando Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez abandonaron la idea de llegar al poder por las armas y, dando un paso al costado, habían fundado el Movimiento al Socialismo. Los movimientos clasificados como ultras eran pocos, entre ellos “Bandera Roja” de los hermanos Puerta o la “Liga Socialista”. Pero he aquí, que el secuestro del industrial Niehaus había sido ejecutado por uno nuevo llamado Grupo de Comandos Revolucionarios, (CGR). en una operación comando a la que denominaron “Argimiro Gabaldón”.

La verdad era que el año anterior la izquierda radical había tenido un pequeño triunfo, cuando lograron liberar a 23 de sus militantes presos en el Cuartel San Carlos. Hubo planteamientos entre los más recalcitrantes foquistas acerca de que esa fuga era una señal para revivir la esperanza de una revolución en el país. Fue cuando organizaron los Grupos de Comandos Revolucionarios (GRC), y se produjo el secuestro del industrial norteamericano.

¿Por qué Bill Niehaus?
Según la información que manejaba la izquierda, el norteamericano estaba involucrado con la Central de Inteligencia Americana, la famosa agencia conocida por sus siglas CIA. La conexión sería con el nuevo embajador de los Estados Unidos en Venezuela, Harry Slaudeman. Ambos, el diplomático y el alto ejecutivo, venían de una estadía en Chile, justo desde los tiempos en que fuera derrocado el presidente Salvador Allende, en septiembre de 1973. La deducción era lógica para cualquier mente revolucionaria latinoamericana: ellos estuvieron involucrados en el golpe encabezado por Pinochet. Instalados en Caracas se decía que quien transmitía líneas políticas y órdenes provenientes del norte, directo desde Langley, Virginia, era el embajador. Al mismo tiempo Niehaus manejaba el dinero, era el hombre de los dólares para financiar las operaciones encubiertas. Lo único inexplicable era que siendo el presidente de la Owen Illinois un hombre dedicado a esas incursiones, no tuviera una protección acorde con tales actividades.

El CRG y la operación “Argimiro Gabaldón”, habrían estado al mando de Carlos Lanz, un ex miembro de las Unidades Tácticas de Combate de los años 60. Pronto captaron que no podrían soportar el acoso de los cuerpos de seguridad como la PTJ, Disip y DIM. La búsqueda del secuestrado era intensa, y para mantenerlo en movimiento necesitaban hombres y, sobre todo, dinero. Fue cuando aceptaron la única salida posible. Debían recurrir a otros grupos, lo cual significaba también repartir los beneficios, políticos o económicos, que obtuvieran por el secuestro. Algunos comentaristas de la época han señalado que recurrieron en primer término al grupo “Bandera Roja”, liderado por Gabriel Puerta Aponte, pero por alguna razón, la propuesta no tuvo efecto. Entonces hablaron con la Liga Socialista, un movimiento revolucionario que tenía cierta fuerza en la UCV y en algunas regiones del país, como Carabobo, más específicamente en Valencia. La Liga era liderada por un caroreño de 34 años llamado Jorge Rodríguez, y quien se hacía acompañar de David Nieves. La ventaja para los secuestradores era que la Liga tenía un grupo clandestino, un brazo armado, llamado “Organización de Revolucionarios”, ideal para efectos de movilizar constantemente al secuestrado Niehaus. El otro problema, el del dinero, trataron de resolverlo pidiendo “adelantos” sobre el total de la suma millonaria exigida. Fue precisamente en uno de estos cobros, el 22 de julio de 1976, cuando cayeron presos David Nieves e Iván Padilla Bravo. Luego fue detenido el máximo líder de la Liga, Jorge Rodríguez, quien a los tres días “apareció” muerto en un calabozo de la Disip. Con el escándalo de esta muerte la detención de Nieves se hizo del conocimiento público, y también se produjo el allanamiento de la inmunidad parlamentaria al diputado Salom Meza, acusado de estar incurso en el secuestro. Radio Caracas Televisión fue cerrada por tres días, por pasar información sobre el caso Niehaus, el asesinato de Rodríguez, y la captura de Nieves y Padilla (años después éste último sería señalado por el propio Nieves, como quien había confesado).
    Carlos Lanz (a) Frank Sanchez  fue quien comando la 
      Operación "ALGIMIRO GABALDON"
Lo cierto es que el secuestro del norteamericano dejó de ser noticia, y apenas un viaje a Estados Unidos de la señora Donna Niehaus tuvo algún titular. Llegaron las elecciones de 1979, todos se enfrascaron en la contienda para la presidencia y las curules en el Congreso Nacional. De Niehaus no se decía nada, al punto que muchos creían que estaba muerto. Pero la Liga Socialista seguía viva, en acción, con absoluta legalidad, por lo cual sus dirigentes decidieron que debían participar en los comicios. Comenzando el gobierno de Luis Herrera, justo a los 3 años y 4 meses de su secuestro, apareció Bill Niehaus. Según las versiones de prensa de esos días, un ganadero de Bolívar había denunciado un robo de reses en el hato el Dividive , y por casualidad un comando de la PTJ que acudió a ver el asunto, consiguió al norteamericano, flaco y con el pelo largo, al ver a los funcionarios gritó: “No disparen, soy Niehaus”.En este encuentro fortuito cayeron abatidos José Aquino Carpio y Wilfredo Silva,presuntamente militantes de la Liga Socialista. El liberado fue llevado a Caracas, y sin declarar nada, salió directo a los Estados Unidos. Actualmente William Frank Niehous esta residenciado en Ohio y cuenta con 81 años de edad. Este es el caso de secuestro "Político" mas largo de la historia venezolana,(3 años y 4 meses).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada