sábado, 25 de febrero de 2012

"EL ESLABON MAS ALTO QUE PUEDA ALCANZAR LA ESPECIE HUMANA ES SER REVOLUCIONARIO"

ERNESTO "CHE" GUEVARA


"Esa es nuestra tarea futura: hacer retornar al pueblo el concepto de su propia fuerza, de la seguridad absoluta en que sus derechos individuales, respaldados por la Constitución, sean su mayor tesoro. Más aún que el vuelo de las campanas, anunciará la liberación y el retorno de la antigua carcajada alegre, de despreocupada seguridad que hoy ha perdido el pueblo". 
CHE GUEVARA 

ALGO DE HISTORIA REVOLUCIONARIA VENEZOLANA DE LOS 60/70

A finales de los 60, la guerrilla en Venezuela había sido prácticamente derrotada. El Partido Comunista de Venezuela (PCV), había renunciado a la lucha armada a mediados de la década y el Movimiento de Izquierda Venezolano (MIR), seguiría sus pasos sumándose a las políticas de «pacificación» de Rafael Caldera. Esta crisis de los proyectos insurgentes no significaría, sin embargo, la desaparición de la actividad guerrillera, que se mantendría latente durante la siguiente década. Del PCV y del MIR surgirían nuevas organizaciones revolucionarias que, sin rechazar la vía armada, redefinirán su estrategia priorizando proyectos políticos legales o semilegales. Este trabajo analiza la evolución de uno de estos grupos, la Organización de Revolucionarios (OR), desde su constitución como fracción del MIR hasta la legalización de sus principales dirigentes en la clandestinidad.

Compañeros integrantes de la guerrilla de los años 60.

DE LA CRISIS DEL MIR A LA ORGANIZACIÓN DE REVOLUCIONARIOS (OR)

En diciembre de 1968 se celebraron nuevas elecciones en Venezuela. El debate en torno a los comicios y las políticas de pacificación lanzadas por el candidato de Copei, Rafael Caldera, llevarán hasta un punto definitivo la crisis que venía arrastrando el movimiento guerrillero venezolano desde 1963. Los resultados dieron por ganador al candidato de Copei, produciéndose la primera alternancia de poder entre los partidos del Pacto de Punto Fijo, que volvía nuevamente a ser refrendado en las urnas. El Partido Comunista, que desde 1967 había renunciado formalmente a la lucha armada, participó de los comicios bajo la fórmula Unidos para Avanzar (UPA), y sería nuevamente legalizado en 1969 mediante una amnistía general decretada por el Gobierno de Rafael Caldera. En el plano de la insurgencia, la victoria de Copei agudizó la crisis que aquejaba al movimiento revolucionario venezolano. El PRV-FALN debió enfrentar la pérdida del apoyo que hasta el momento había recibido de Cuba, mientras que el MIR se enrumbó definitivamente hacia la legalidad Frente al proceso electoral, el MIR había propuesto una táctica ambigua, que consistió en la no participación a través de tres fórmulas: no inscribirse en los registros electorales, no votar o votar nulo.

Fuerzas Armadas Liberación Nacional
Esta ambigüedad respondía a la situación interna de la organización, con varias direcciones que se reclamaban legítimas, y las diferentes posiciones asumidas por las estructuras de la organización. Por un lado, la Dirección Nacional, representada por Américo Martín, que apoyaba la participación en el proceso electoral. Posición que también compartía Moisés Moleiro y el llamado Núcleo Principal de Dirección. A esta postura se oponían, en cambio, la comandancia del Frente Guerrillero Antonio José de Sucre FGAJS) y la Juventud del MIR, estructuras de las que surgirían Bandera Roja y la Organización de Revolucionarios.

Así, entre 1969 y 1970, el MIR se divide en tres organizaciones. Por una parte, quienes mantienen las siglas del MIR se lanzarán abiertamente a la vía electoral. Por otra parte, entre aquellos que defendían la necesidad de continuar la actividad clandestina y la lucha político-militar surgirán dos organizaciones: Bandera Roja. partido dirigido por Carlos Betancourt, Gabriel Puerta Aponte y Américo Silva; y la Organización de Revolucionarios (OR).

ORGANIZACIÓN DE REVOLUCIONARIOS (OR)

La OR surge formalmente el 15 de mayo de 1970, tras la expulsión de Julio Escalona, Marcos Gómez y Fernando Soto Rojas del FGAJS, estructurado como tendencia marxista-leninista del MIR. Junto a dirigentes y combatientes del FGAJS, la OR se fue conformando con distintos grupos del MIR que  actuaban en forma dispersa (Juventud del MIR, ex combatientes del Frente Guerrillero Ezequiel Zamora (FGEZ) y la Célula Camilo Torres en el Oriente de Venezuela). Tanto Bandera Roja como la OR acordaban en la necesidad de mantener la lucha armada y en su definición ideológica como marxistas-leninistas. Diferían, en cambio, en su concepción político-militar. Para los miembros de lo que después se estructuraría como OR la concepción de Betancourt y Puerta Aponte era foquista y repetía los errores que habían llevado al movimiento revolucionario venezolano a una situación de crisis. Por el contrario, la OR se planteó tempranamente una revisión de ese modelo, haciendo especial hincapié en el aislamiento de las organizaciones guerrilleras y en la necesidad de generar estructuras legales o semilegales.

Para el momento de la fundación de la OR, al éxito operativo de los Tupamaros en Uruguay se sumaba la resistencia armada a la dictadura en Brasil y la aparición de grupos guerrilleros en Argentina (Montoneros y ERP) que durante los primeros años de la década alcanzarán un importante desarrollo. En resumen, hablamos de una crisis del modelo del foco guerrillero rural, pero no de la lucha armada como forma de acción política. Ambas situaciones, la revisión del modelo foquista y la necesidad de proseguir la lucha armada, quedarán reflejadas en la base teórica y en las líneas de actuación de la OR en sus primeros años. La OR se definirá en esta primera etapa como una organización transitoria, no hegemónica, e  inspirada en el marxismo-leninismo y en la concepción de guerra popular. Así, señalará como sus objetivos inmediatos la recuperación del movimiento revolucionario e insistirá en proseguir la lucha armada para transformarla en una verdadera guerra popular. . Para la OR, lograr este avance sólo era posible resolviendo el problema de los vínculos con las masas y articulando un  amplio movimiento de guerrillas que se desarrollase en tres ámbitos: las fábricas, los barrios de las grandes ciudades y en las zonas suburbanas.


En el plano político, la OR defenderá la combinación de las diferentes formas de lucha, postura que se traducirá en su forma organizativa, con la construcción de una vertiente guerrillera, una vertiente política clandestina y una vertiente legal o abierta. Igualmente, en el plano militar transitará de la concepción de columna guerrillera predominante en los 60 al destacamento móvil, vinculado a los centros económicos y aplicando la concentración y desconcentración de fuerzas. En este sentido, el Destacamento Guerrillero José Félix Ribas, organismo militar de la Organización de Revolucionarios, mantuvo grupos de combate en la zona Sur del Lago de Maracaibo, Guayana, Puerto La Cruz y Clarines.

Camaradas guerrilleros en selvas venezolanas
La Organización de Revolucionarios mostrará una capacidad operativa muy limitada que se acentuaría con la detención de los principales dirigentes de la OR en las estructuras del Occidente y el Oriente venezolano. En esta última región, la deserción de Luis Planchart «Manuel», combatiente de la Unidad Cacique Guaicaipuro, provocó que el Ejército estableciera un cerco sobre la zona donde operaba esta estructura. Como consecuencia fueron detenidos dos campesinos vinculados a la OR y apresados los dirigentes David Nieves, identificado por el propio Planchart en Barcelona, y poco después Onofre Valles, en Puerto la Cruz En el Occidente del país, el golpe fue todavía mayor, por cuanto a la deserción de Argenis Rojas «Loyola» o «El llanero», se unió la espantada de un cuadro de dirección de la OR en esta región, Leovigildo Briceño «Benito», cuya colaboración con el Ejército permitió la detención de José Zabala y de buena parte de la dirigencia de la OR en la zona occidental. A estos golpes represivos, se sumaba la detención por el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA) de Emerio Matos, Luis Guevara Hernández y Julio Ulloa en enero de 1970.

La OR desarrollaria operaciones de propaganda armada, en coordinación con estructuras del PRV-FALN, como la colocación de artefactos explosivos en los Almacenes Caracas en Los Flores de Catia (Caracas), la Fábrica de Mecates de los Dos Caminos (Caracas), los Almacenes Surf-Side, o el Automercado CADA, también en Caracas. Todas ellas acciones en apoyo a conflictos laborales realizadas en marzo 1974. Durante el Gobierno de Rafael Caldera, se amplían las posibilidades de acción legal para las organizaciones políticas de oposición –como el Partido Comunista-, pero se incrementa la conflictividad social, motivada por protestas de carácter socioeconómico y, en menor medida, de demandas políticas, a las que el Ejecutivo responderá incrementando la represión. Para la OR, esta conflictividad social fue interpretada como una oportunidad para el movimiento revolucionario, que debía apartarse de las acciones armadas guerrilleras, sin vinculación con conflictos concretos, y centrar sus esfuerzos en dirigir estos conflictos, buscando politizar la protesta social.

DE LA LIGA SOCIALISTA A LA LEGALIZACIÓN DE LOS DIRIGENTES DE LA OR.-

En esta paradoja política se inserta el surgimiento de la Liga por los Derechos del Pueblo y el Socialismo –posteriormente Liga Socialista-, conformada en noviembre de 1973, por dirigentes como David Nieves, Oscar Battaglini, Carmelo Laborit y Jorge Rodríguez, poco antes de los comicios que llevarían a la presidencia al candidato adeco Carlos Andrés Pérez. La creación de la Liga Socialista (LS) está íntimamente ligada a la táctica del voto nulo impulsada por la OR y a la vinculación con las masas que proclamaba la organización clandestina. La LS era la expresión organizativa del viraje que había desarrollado la OR desde su fundación, estructurada como una organización de masas, abierta, y cuyos objetivos proclamados eran la difusión del socialismo y la organización de los sectores más avanzados, que permitiera la construcción de una vanguardia revolucionaria.

En cuanto a las relaciones entre la Liga y la Organización de Revolucionarios, aunque se mantenía una autonomía relativa en el terreno táctico, existía una coordinación entre las direcciones, de manera que un miembro del Comité Nacional de la LS formaba parte a la vez del Comité Político Militar de la OR, siendo la organización clandestina la que marcaba los pasos.                                                                                                                                                              

David Nienes
Jorge Rodriguez


LA LIGA SOCIALISTA.-

La Liga Socialista, fue una organización política revolucionaria de Venezuela, surgida como fachada legal de la Organización de Revolucionarios (OR),organización surgida de la división del Frente Guerrillero Antonio José de Sucre el cual, a su vez, fue una división del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en 1969.

Esta organización se definió como marxista leninista maoísta, entre sus fundadores se encuentra el dirigente Jorge Rodríguez, (asesinado por la DISIP y padre del ex Vicepresidente venezolano Jorge Rodríguez Gómez), Carmelo Laborit, Julio Escalona, Marcos Gómez, Fernando Soto Rojas, Orlando Yajure y otros
El socialismo se conquista peleando, fue siempre el grito de combate en la Liga Socialista en la década de los 70

Fue creada con la idea de transformar el estado burgués e instaurar el poder de la clase trabajadora y explotada.
Logo de la Liga Socialista
La Liga Socialista era partidaria de las corrientes marxista-leninistas dentro del pensamiento de izquierda, no obstante gran parte de su accionar político se desarrolló entre el estudiantado universitario y en las escuelas secundarias, donde llegó a acumular gran fortaleza, allí actuó durante mucho tiempo a través de una fachada conocida como MEUP (Movimiento Estudiantil de Unidad Popular), también durante un tiempo fundó movimientos de apariencia independiente. El MEUP fue el que alcanzó mayor relevancia por la fuerte implantación que la Liga alcanzó en el ámbito universitario, y como fuente de incorporación de militantes a la LS.

La Liga Socialista se perfilo como una de las alternativas válidas más importantes para la reorganización del movimiento revolucionario disperso y encapsulado.

Los principales combates políticos de la LS en este periodo se centraron justamente en la lucha contra lo que consideraron falsas nacionalizaciones del hierro y el petróleo, de las que señalaban que no generaban un avance ni en las condiciones de explotación del pueblo ni otorgaban mayor soberanía al país, ya que transferían al Estado las fases menos rentables del negocio: la exploración y la extracción. La otra línea de acción fundamental será la lucha contra la represión. El propio nombre de origen de la Liga por los Derechos del Pueblo, marca esta orientación en defensa de los derechos políticos, económicos y sociales del pueblo.

Su logo fue creado por un reconocido luchador político, conocido por su seudónimo como el ovni.
Durante 1975 y 1976, en la Liga Socialista se comenzó a ver un crecimiento y la expansión a escala Nacional. La Liga Socialista comenzó a realizar concentraciones públicas importantes (como la marcha antiimperialista que cruzo el país de oriente a occidente y de norte a sur y culmino con una gran concentración popular en Cabimas), a ganar elecciones sindicales, elecciones en centros de estudiantes entre otros.

El 27 de Febrero de 1976 fue secuestrado el vicepresidente de la  Owens Illinois, William Frank Niehous, (el secuestro más largo en la historia de Venezuela) por parte de los autodenominados Grupos de Comando  Revolucionarios. Esta acción fue utilizada por el gobierno de Carlos  Andrés Pérez como justificación para actuar contra las libertades  democráticas. Lo que trajo como consecuencia el que fueran allanadas varias residencias de compañeros y bases de  la organización, así como también la desaparición de los algunos compañeros. . La arremetida contra la organización fue completamente represiva por parte de los órganos de seguridad del estado. La persecución y muerte de líderes estudiantiles, revolucionarios y  dirigentes sociales se consumaron bajo el pretexto de la búsqueda del  industrial norteamericano entre los que destacan Wilfredo García Silva,  José Aquino Carpio, Lilian Gutiérrez, Nelson Rodríguez, Ricardo Acevedo,  Agustín Serrano, Tito González Heredia y Jorge Rodríguez. Se desató una  feroz represión gubernamental contra los sectores populares y  revolucionarios, que se expresó en el encarcelamiento de un conjunto de  dirigentes políticos acusados de haber participado en el plagio, entre  ellos Salóm Mesa Espinoza, David Nieves y Carlos Lanz, quien fue  liberado en 1984

En 1976.la organización se minimizó luego del asesinato por parte de los órganos de seguridad del estado, de quien fuera hasta ese momento su Secretario General Jorge Rodríguez, lo que significó un duro golpe para la Liga, por su proyección pública, hasta desaparecer sus actividades clandestinas. La Liga Socialista continuaría, sin embargo, su proceso de institucionalización que se concretaría con la inscripción en el Consejo Supremo Electoral a mediados de 1978 y su participación en los comicios de ese mismo año, en los que apoyó la candidatura de José Vicente Rangel, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS). La decisión de participar de las elecciones se había adoptado ya en 1976, pero algunos factores prolongaron el proceso. Por un lado, al asesinato de su secretario general en julio de ese año, se unió la muerte de Enrique Rodríguez, joven militante de 17 años disparado mientras escribía consignas en Puerto la Cruz Por otro lado, el Gobierno puso todas las trabas posibles, allanando los locales de la Liga Socialista y apelando la resolución favorable del Consejo Supremo Electoral, ante la Corte Suprema de Justicia.

GRUPOS DE COMANDOSREVOLUCIONARIOS (GCR),

En 1976 se fundan los Grupos de Comandos Revolucionarios (GCR), formados por miembros de la Liga Socialista, Bandera Roja y el PRV, dispuestos a continuar con la ofensiva militar, a diferencia de otros militantes de dichas organizaciones que estaban dispuestos a trabajar en condiciones de legalidad a través de los Comités de Luchas Populares: (BR) la Liga Socialista, (O.R) y Ruptura (PRV).

 “Los Grupos de Comandos Revolucionarios (GCR) hacen prácticamente una línea de pensamiento mucho más clara, en el sentido de la no negociación con los Gobiernos de entonces, deciden hacer una tienda aparte distinta a lo que representa el Douglismo. A la cabeza de eso todo el mundo sabe que estaba Carlos Lanz Rodríguez y algunos compañeros que también venían del PRV o fueron retaguardia, etc., del PRV y que fueron el núcleo inicial; exactamente los Comandos nacen en función de la Operación “Argimiro Gabaldón” que es la encargada del secuestro del industrial William Frank Niehaus”

SOBRE LA OPERACIÓN “ARGIMIRO GABALDÓN”, (IVÁN PADILLA BRAVO)

“En la Operación “Argimiro Gabaldón” el núcleo inicial de los Comandos invita a participar a la OR (Organización de Revolucionarios) del cual su brazo legal de entonces era la Liga Socialista y se establecen alianzas con otros compañeros de otros grupos pero nunca se establecen, digamos, una relación organizativa. O sea que no era que toda la OR estaba comprometida ni que toda Bandera Roja estaba comprometida, sino que precisamente se conforman Comandos para realizar acciones militares y políticos tipos comandos. La OR aporta unos cuadros suyos para participar en la operación y Bandera Roja aporta sobre todo armas, aunque también algunos cuadros de ellos participaron en algunas actividades. Se da la operación y prácticamente los Grupos de Comando desaparecen por diferencias que no se han hecho tampoco públicas.

Hubo diferencias en la operación porque originalmente la idea, era  hacer una denuncia sobre corrupción, con pruebas en la mano, porque se había hecho una investigación de la injerencia de los Estados Unidos a través de esta transnacional, que es la Owens Illinois, y el compromiso de testaferros en Venezuela y de carajos como David Morales Bello, Carlos Andrés Pérez, Muchacho Bertoni; un poco de carajos que estaban en el Congreso de entonces o en cargos públicos y que cumplían funciones en el Parlamento para conseguir que empresas transnacionales como ésta tuvieran injerencias en el país y ellos cobraban por ello altas comisiones, y nosotros queríamos hacer del acto de captura de Niehaus una denuncia pública, y de hecho la hacemos y cobra fuerzas en el ámbito internacional, perola manipulación mediática (que no es nueva sino que ha existido siempre) quiso tergiversar el asunto diciendo que nosotros éramos un grupo de facinerosos que lo que queríamos era cobrar dinero, pero fíjate que por parte de nosotros no estaba planteado ni siquiera el cobro del rescate, lo que pasa que nosotros éramos una cuerda e pela bolas, o asaltábamos bancos para obtener los recursos, porque mantener a una persona secuestrada es muy costosa, no sólo la plataforma de seguridad sino la alimentación, incluso Niehaus se las vio fregada, pero más fregada nos la vimos nosotros y privilegiábamos por el respeto humano darle mejor atención a él que a la de uno, cosa que nos diferencia radicalmente a los revolucionarios de la acción del enemigo”.

Éste es uno de los secuestros políticos de más larga duración que se conoce en Venezuela, que se extendió hasta 1979.Acusados por dicho secuestro son llevados a la cárcel los dirigentes Salom Meza Espinoza (MEP), Fortunato Herrera (URD),Carlos Lanz y David Nieves (LS), Iván Padilla, entre otros. Poco después, el 26 de julio es asesinado el dirigente Jorge Rodríguez,Secretario General de la Liga Socialista.( muere asesinado en los sótanos de la DISIP.)

viernes, 24 de febrero de 2012

El FAMOSO CASO “NIEHAUS”.

El 27 de febrero de 1976 siete hombres armados con ametralladoras irrumpieron violentamente en la quinta “Betchirro”, ubicada sobre la calle Isla larga de la urbanización Prados del Este. De inmediato sometieron a todos los presentes, entre ellos Donna Niehaus, sus hijos y la empleada para el servicio doméstico. Sin contemplaciones se llevaron a William Frank Niehaus, ciudadano norteamericano, presidente de la Owen Illinois de Venezuela. La sorpresa fue general, el país quedó impactado pues hacía mucho tiempo que no sucedía un secuestro de un personaje de tal nivel.

Willian Frank Niehaus al momento de su rescate.

Corría el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, el cual resultó afectado políticamente, pues suponían que los grupos revolucionarios que pudieran existir para ese año ya no estaban en una de guerrilla urbana. Rafael Caldera con su política de pacificación en su gobierno iniciado en 1969, había mitigado el fervor revolucionario. El Partido Comunista de Venezuela, PCV, había sufrido su más grande división de la época moderna, cuando Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez abandonaron la idea de llegar al poder por las armas y, dando un paso al costado, habían fundado el Movimiento al Socialismo. Los movimientos clasificados como ultras eran pocos, entre ellos “Bandera Roja” de los hermanos Puerta o la “Liga Socialista”. Pero he aquí, que el secuestro del industrial Niehaus había sido ejecutado por uno nuevo llamado Grupo de Comandos Revolucionarios, (CGR). en una operación comando a la que denominaron “Argimiro Gabaldón”.

La verdad era que el año anterior la izquierda radical había tenido un pequeño triunfo, cuando lograron liberar a 23 de sus militantes presos en el Cuartel San Carlos. Hubo planteamientos entre los más recalcitrantes foquistas acerca de que esa fuga era una señal para revivir la esperanza de una revolución en el país. Fue cuando organizaron los Grupos de Comandos Revolucionarios (GRC), y se produjo el secuestro del industrial norteamericano.

¿Por qué Bill Niehaus?
Según la información que manejaba la izquierda, el norteamericano estaba involucrado con la Central de Inteligencia Americana, la famosa agencia conocida por sus siglas CIA. La conexión sería con el nuevo embajador de los Estados Unidos en Venezuela, Harry Slaudeman. Ambos, el diplomático y el alto ejecutivo, venían de una estadía en Chile, justo desde los tiempos en que fuera derrocado el presidente Salvador Allende, en septiembre de 1973. La deducción era lógica para cualquier mente revolucionaria latinoamericana: ellos estuvieron involucrados en el golpe encabezado por Pinochet. Instalados en Caracas se decía que quien transmitía líneas políticas y órdenes provenientes del norte, directo desde Langley, Virginia, era el embajador. Al mismo tiempo Niehaus manejaba el dinero, era el hombre de los dólares para financiar las operaciones encubiertas. Lo único inexplicable era que siendo el presidente de la Owen Illinois un hombre dedicado a esas incursiones, no tuviera una protección acorde con tales actividades.

El CRG y la operación “Argimiro Gabaldón”, habrían estado al mando de Carlos Lanz, un ex miembro de las Unidades Tácticas de Combate de los años 60. Pronto captaron que no podrían soportar el acoso de los cuerpos de seguridad como la PTJ, Disip y DIM. La búsqueda del secuestrado era intensa, y para mantenerlo en movimiento necesitaban hombres y, sobre todo, dinero. Fue cuando aceptaron la única salida posible. Debían recurrir a otros grupos, lo cual significaba también repartir los beneficios, políticos o económicos, que obtuvieran por el secuestro. Algunos comentaristas de la época han señalado que recurrieron en primer término al grupo “Bandera Roja”, liderado por Gabriel Puerta Aponte, pero por alguna razón, la propuesta no tuvo efecto. Entonces hablaron con la Liga Socialista, un movimiento revolucionario que tenía cierta fuerza en la UCV y en algunas regiones del país, como Carabobo, más específicamente en Valencia. La Liga era liderada por un caroreño de 34 años llamado Jorge Rodríguez, y quien se hacía acompañar de David Nieves. La ventaja para los secuestradores era que la Liga tenía un grupo clandestino, un brazo armado, llamado “Organización de Revolucionarios”, ideal para efectos de movilizar constantemente al secuestrado Niehaus. El otro problema, el del dinero, trataron de resolverlo pidiendo “adelantos” sobre el total de la suma millonaria exigida. Fue precisamente en uno de estos cobros, el 22 de julio de 1976, cuando cayeron presos David Nieves e Iván Padilla Bravo. Luego fue detenido el máximo líder de la Liga, Jorge Rodríguez, quien a los tres días “apareció” muerto en un calabozo de la Disip. Con el escándalo de esta muerte la detención de Nieves se hizo del conocimiento público, y también se produjo el allanamiento de la inmunidad parlamentaria al diputado Salom Meza, acusado de estar incurso en el secuestro. Radio Caracas Televisión fue cerrada por tres días, por pasar información sobre el caso Niehaus, el asesinato de Rodríguez, y la captura de Nieves y Padilla (años después éste último sería señalado por el propio Nieves, como quien había confesado).
    Carlos Lanz (a) Frank Sanchez  fue quien comando la 
      Operación "ALGIMIRO GABALDON"
Lo cierto es que el secuestro del norteamericano dejó de ser noticia, y apenas un viaje a Estados Unidos de la señora Donna Niehaus tuvo algún titular. Llegaron las elecciones de 1979, todos se enfrascaron en la contienda para la presidencia y las curules en el Congreso Nacional. De Niehaus no se decía nada, al punto que muchos creían que estaba muerto. Pero la Liga Socialista seguía viva, en acción, con absoluta legalidad, por lo cual sus dirigentes decidieron que debían participar en los comicios. Comenzando el gobierno de Luis Herrera, justo a los 3 años y 4 meses de su secuestro, apareció Bill Niehaus. Según las versiones de prensa de esos días, un ganadero de Bolívar había denunciado un robo de reses en el hato el Dividive , y por casualidad un comando de la PTJ que acudió a ver el asunto, consiguió al norteamericano, flaco y con el pelo largo, al ver a los funcionarios gritó: “No disparen, soy Niehaus”.En este encuentro fortuito cayeron abatidos José Aquino Carpio y Wilfredo Silva,presuntamente militantes de la Liga Socialista. El liberado fue llevado a Caracas, y sin declarar nada, salió directo a los Estados Unidos. Actualmente William Frank Niehous esta residenciado en Ohio y cuenta con 81 años de edad. Este es el caso de secuestro "Político" mas largo de la historia venezolana,(3 años y 4 meses).

JORGE RODRÍGUEZ. (1942 – 1976).- Secretario General de la Liga Socialista.

Jorge Rodríguez, nació el 16 de febrero de 1942, en Carora, estado Lara. Estudió en la Normal Gervasio Rubio, antiguo Centro Interamericano de Educación Rural (CIER). Egresa como maestro rural. De allí se traslada a Caracas a estudiar en la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV. Ocupó responsabilidades de dirección estudiantil en la Federación de Centros Universitarios (FCU) y como delegado del Consejo Universitario en 1966, a la edad de 24 años. Activista destacado en contra del cierre de la universidad y a favor del Movimiento de Renovación Universitaria que nace el 18 de junio de 1968, que exigía mayor libertad al gobierno que asfixiaba a las instituciones universitarias, durante el primer gobierno de Rafael Caldera (1969-1973). En 1972 es detenido por el SIFA (Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas) y desde allí dirige la huelga de hambre de los presos políticos.

Fue uno de los principales fundadores de la Liga Socialista, donde se desempeñó como secretario general hasta el momento en que fue asesinado. se destacó por su lealtad a los principios y su valentía para enfrentar las duras confrontaciones de la lucha política. Fue líder estudiantil en la UCV (Universidad Central de Venezuela, Caracas) y activo luchador social en los barrios populares. Detenido por la policía política, fue bárbaramente torturado en un intento por quebrar su consistencia revolucionaria. Sus torturadores lo llevaron a la muerte, que afrontó como un episodio más de compromiso con su pueblo.
Camarada Jorge Rodriguez,Fundador de la Liga Socialista

En Julio de 1976, es detenido en la Av. Sucre, frente al liceo “Miguel Antonio Caro”, fue separado de sus compañeros de organización y sometido a bárbaras torturas para que reconociera su participación en el secuestro de William Frank Niehous, ciudadano norteamericano y vicepresidente de la Owens Illinois de Venezuela , (sospechoso de ser funcionario de la CIA y por lo tanto, espía del gobierno de los Estados Unidos, en nuestro país) La razón inmediata de su muerte obedece a que días antes de ser detenido, habían sido apresados David Nieves e Iván Nolasco Padilla Bravo, acusados de intentar cobrar un “adelanto” por el industrial norteamericano. Ambos fueron torturados entre otros por Henry López Sisco, el “cabezón Cermeño”, Rafael Rivas Vásquez, Olimpo Oyuela de Armas y otros bajo la vista del director de la DISIP. Arístides Lander. Como reza el libro “Historia de un Proyecto Revolucionario” editado por la Liga Socialista en 1996: “David Nieves resistió la tortura, pero Iván Padilla no las soportó e implicó a David y a Jorge en el secuestro, siendo esta la razón inmediata de las torturas y asesinato de Jorge Rodríguez”.

Jorge Rodríguez, fue sometido a bárbaras torturas para que reconociera su participación y la de la Liga Socialista en el secuestro del industrial William Frank Niehaus. Su conducta indoblegable frente al enemigo, salvo a la Liga Socialista y a sus cuadros de una ofensiva represiva.


El 25 de julio de 1976, Jorge Rodríguez muere asesinado en los sótanos de la DISIP, murió en su calabozo por derrames internos y desprendimiento de órganos y numerosas fracturas a raíz de los golpes que recibió por parte de los esbirros del entonces Presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez y del esbirro mayor el ministro Octavio Lepage, EI informe de los forenses reveló que Jorge Rodríguez murió por desprendimiento del hígado, derrame interno y hundimiento del tórax a consecuencia de la ruptura de siete costillas. Los asesinos actuaron por órdenes de Octavio Lepage, ministro de Relaciones Interiores. El gobierno adujo un paro cardiaco, pero José Vicente Rangel, en ese tiempo defensor a ultranza de los derechos humanos, inicio una campaña de investigación que termino comprobando que rodríguez presentaba siete costillas fracturadas y desprendimiento del hígado. Había sido asesinado a batazos. Jorge Rodríguez dejaba una esposa y dos hijos, un varón de 11 años y una hembra de 6.

“Cuatro Disip responsables de la muerte de Jorge Rodríguez” fue el titular del diario Últimas Noticias del 27 de julio de 1976 y como autores del hecho se señalan a los integrantes de la Comisión que detuvo a Jorge Rodríguez. Guillermo Zambrano, Braulio Gudiño, Juan A. Díaz e Itamar Ramírez.

Jorge Rodríguez prefirió morir antes que delatar y acusar a sus compañeros de algo con que no tenían relación.

Aun sus asesinos siguen libres y la Justicia ha resultado ineficiente para castigar a tanto pos culpables materiales como intelectuales de este aberrante hecho.

Jorge era para el momento de su asesinato un joven de apenas 34 años, combativo e incansable edificador de una organización muy particular que, para el momento, buscaba afincarse en una línea revolucionaria más allá del foquismo y el reformismo que caracterizaban a otras organizaciones de la época. La Liga Socialista se perfilaba como una de las alternativas válidas más importantes para la reorganización del movimiento revolucionario disperso y encapsulado.

Hay razones más profundas para su asesinato. Ellas tienen que ver con la calidad de dirigente revolucionario que era Jorge Rodríguez: un dirigente joven y trabajador, con métodos democráticos de dirección, entre otros valores de revolucionario.

“El Socialismo se conquista peleando”. Fue el grito de combate que durante los años setenta levantara Jorge Rodríguez y la Liga Socialista. Grito que sintetiza muchos de los postulados de la actual Revolución Bolivariana, cuando señalamos que “solo el Pueblo libera al Pueblo”, en combate diario por una Patria justa digna y equitativa.

El recuerdo de Jorge Rodríguez constituye un ejemplo para las nuevas generaciones de revolucionarios que hoy impulsa el sueño colectivo de otra Venezuela posible.

“La lucha que emprendió y por la que perdió su vida es la lucha cotidiana en la construcción de la revolución bolivariana”, todo lo que soñó y “todo por lo que luchó es parte histórica” y, a la vez, “realidad irredenta” del proceso político de cambios que vive el país.